La Carta Democrática no se va aplicar a Venezuela

Francisco Tudela explica que esta medida no tiene ninguna acción coactiva. No habrá ni Carta Democrática ni aislamiento por razones geopolíticas, opina.

-El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, logró que el Tribunal Supremo de Justicia asuma la función del Parlamento. ¿Cuál es su impresión al respecto?

En primer lugar, lo que ha ocurrido en Venezuela viene ocurriendo desde hace muchos años, y formalmente haber cerrado el Congreso rompiendo el orden del Estado venezolano, teniendo en cuenta además que esa es la Constitución de Hugo Chávez, violentando su propia Constitución, se nota que ha sido una dictadura en piel de democracia. Así como un lobo con piel de carnero, ellos han sido una dictadura con un pellejo de democracia para las apariencias, pero en la práctica, si hacemos memoria, vemos cómo han maltratado a la Asamblea General desde el primer momento, cómo expulsaron a los diputados de la oposición, cómo le pegaron a María Corina Machado en el suelo o los presos políticos que están encarcelados. En fin, la conducta como dictadura siempre estuvo ahí. Entonces, tampoco es para hacerse el sonso y decir que recién ahora se dan cuenta.

-¿Si la dictadura ya estaba ahí, el hecho que el Tribunal Supremo pueda actuar como el Parlamento qué significa políticamente?

Ya la fiscal general de Venezuela [Luisa Ortega] ha dicho que no está de acuerdo con esta medida porque se ha roto el orden constitucional, o sea que ya empieza a producir rupturas internas dentro del régimen de Maduro. No obstante, este régimen es muy fuerte y la oposición no tiene la fortaleza suficiente para contrarrestarlo y derrocarlo. Ese es el drama de Venezuela.

-Se habla mucho de la aplicación de la Carta Democrática…

Pero la Carta Democrática no tiene ninguna acción coactiva. Lo único que puede es tener una condena o una exclusión. Creo yo que la exclusión no se va a dar, es decir, la Carta Democrática no se va aplicar porque tengo la impresión que países como Bolivia, como el Ecuador, como la misma Colombia, como Chile y sobre todo los vecinos pequeños de Venezuela, por razones geopolíticas (los países del Caribe, la Guyana, Surinam, etc.), no van a votar a favor de aplicar esta Carta Democrática. Creo que es un camino que no conduce muy lejos, para ser franco.

-Una consecuencia de una aplicación de la Carta Democrática es también el aislamiento de Venezuela. ¿Esto tampoco podría funcionar?

Eso sería un aislamiento muy relativo, porque los grandes aliados de Venezuela son Cuba, que no forma parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA); Irán, que tampoco forma parte de esta; Rusia, no porque comparta la misma ideología, probablemente los rusos desprecian la ideología de Venezuela pero necesitan una presencia geopolítica que contrarreste la presencia geopolítica de Estados Unidos en el espacio postsoviético (Ucrania, Georgia) y entonces lo que tiene Venezuela son apoyos geopolíticos internacionales. La China tampoco va a aislar a Venezuela; la Unión Europea dudo mucho que lo vaya a hacer, de tal manera que ese aislamiento es tremendamente relativo.

-Si no va a funcionar la aplicación de la Carta Democrática y tampoco el aislamiento de Venezuela, ¿qué opción le queda a la comunidad internacional frente a lo que sucede en ese país?

Lo que va ocurrir es lo que ocurrió en Ucrania. En Ucrania, o en las llamadas revoluciones de color, la última de las cuales implicó el derrocamiento de Víktor Yanukóvich en ese país y precipitó la crisis ucraniana actual, esa fue una crisis digamos manejada por los norteamericanos. Mandaron inclusive una embajadora ad doc que era Victoria Nuland, que había estado en Naciones Unidas, para que en coordinación con el embajador americano en Kiev ayude a la movilización de la oposición, a las manifestaciones hasta el derrocamiento de Yanukóvich. Lo que significa que la única vía abierta que queda ahora es la desestabilización [del Gobierno en Venezuela].

 

Posición correcta

-¿Está de acuerdo con el retiro del embajador peruano en Caracas?

La posición de Perú es absolutamente correcta. Se ha hecho lo que se tiene que hacer. Cuando uno llama a un embajador en consulta lo que hace es expresar disgusto. Cuando uno retira a un embajador lo que uno hace es degradar deliberadamente la relación con ese país, es un castigo. La Argentina no tiene embajador en Venezuela hace un año, tiene su consejero nomás. Entonces, esta degradación significa bajar el nivel y eso es correcto. Lo que hay que ver es si otros países latinoamericanos van a acompañar en esto o no.

EXVICEPRESIDENTE Y EXCANCILLER PERUANO

Francisco Tudela van Breugel-Douglas es abogado y político peruano, especialista en política internacional. Exprimer vicepresidente de la República en el año 2000, también se desempeñó como canciller en 1993 y en 1998. Estuvo como rehén en la toma de la embajada japonesa por el MRTA, entre diciembre de 1996 y abril de 1997.

ERICK SÁNCHEZ NORIEGA

ericksancheznoriega@hotmail.com

 

Entrevista publicada en el Diario Expreso de Lima PERÚ

Leave a Reply

Contact Form Powered By : XYZScripts.com